Bóvedas de Banco

Traducido del Ingles Por Génesis Celis Tabares (2019)

 

Antecedentes

Una bóveda bancaria es un lugar seguro donde es almacenado el dinero, los objetos valiosos, registros y documentos. Las bóvedas protegen su contenido con paredes blindadas y una puerta de seguridad asegurada con una cerradura compleja. La tecnología de bóveda es desarrollada en un tipo de carrera armamentista contra los ladrones de banco. Mientras los ladrones se las ingenian para irrumpir en las bóvedas, los fabricantes de estos sistemas de seguridad descubren formas innovadoras de detenerlos. Las bóvedas modernas pueden estar dotadas de gran cantidad de alarmas y dispositivos antirrobos. Algunas bóvedas de principios de los siglos XIX y XX, fueron construidas tan bien que hoy en día son imposibles de destruir. Los edificios han sido renovados alrededor de ellas. Un restaurante dentro de un edificio bancario restaurado, incluso tiene un comedor dentro de la bóveda indestructible. Estas bóvedas antiguas normalmente eran hechas de concreto con reforzamiento de acero. Las paredes tenían un grosor de, por lo menos, 1 pie (0.31 m) y la puerta, usualmente tenía un grosor de 3.5 pies (1.1m). El peso total iba de cientos de toneladas. Las bóvedas actuales están hechas con materiales más delgados y ligeros que, aún siendo seguras, son más fáciles de desmantelar que las de antes.

Historia

La necesidad del almacenamiento seguro se extiende mucho antes. Las primeras cerraduras fueron hechas por egipcios. Los antiguos romanos usaron sistemas de cerraduras más sofisticados. Estas cerraduras tenían ranuras y surcos especiales que hacían que abrirlas fuera más difícil. La tecnología de las cerraduras avanzó de manera independiente en la antigua India, Rusia y China, donde se cree que fue originada la cerradura por combinación. En los Estados Unidos, la mayoría de los bancos usaron cajas pequeñas de hierro que funcionaban con una llave hasta mediados del Siglo XIX. Luego de la Fiebre del Oro en 1849, los buscadores de oro sin éxito empezaron a robar bancos. Estas personas a veces entraban en el banco usando un pico y un martillo. La caja fuerte era lo suficientemente pequeña como para que el ladrón entrara por una ventana y la sacara a través de un punto aislado para abrirla.

Los bancos pedían más protección y los fabricantes de seguridad respondieron al diseñar cajas más grandes y pesadas. Las cajas con seguridad por llave aún eran vulnerables por el agujero, y los ladrones empezaron a romper las puertas con explosivos. En 1861, el inventor Linus Yale Jr. presentó la cerradura por combinación moderna. Los banqueros, rápidamente adoptaron el sistema de Yale para sus cajas fuertes pero los ladrones llegaron con nuevos métodos para superar el nuevo invento. Era posible usar la fuerza para perforar la cerradura por combinación a través de la puerta. Otros ladrones más experimentados, aprendieron a taladrar agujeros en la caja de seguridad y usar espejos para ver las ruedas de combinación dentro del mecanismo. Un método más directo consistía simplemente en secuestrar al gerente del banco y obligarlo a revelar la combinación.

Luego de los inventos de la cerradura por combinación, James Sargent, un empleado de Yale, inventó la "cerradura"antirrobo. Esta era una cerradura por combinación que funcionaba con un temporizador. La bóveda o puerta de seguridad solo podía ser abierta luego de que una cantidad específica de horas hubiera pasado, así que un empleado de banco secuestrado no podría abrir la caja fuerte en el medio de la noche bajo fuerza. Las cerraduras por tiempo empezaron a ganar popularidad en los bancos en la década de los 70. Esto redujo los secuestros, pero puso a los ladrones de banco a trabajar nuevamente en entender y detonar las puertas y marco de las bóvedas. Los ladrones desarrollaron herramientas para abrir a la fuerza a través de la brecha entre la puerta de la bóveda y su marco. Mientras esta brecha se expandía, los ladrones hacían palanca en la puerta o esparcían pólvora y la estallaban. Los fabricantes de bóvedas respondieron con una serie de ranuras escalonadas en el marco de la puerta, para que ésta no pudiese ser apalancada. Desafortunadamente, estas ranuras hicieron surgir una nueva arma: la nitroglicerina líquida. Los ladrones profesionales aprendieron a hervir dinamita en una tetera de agua y espumar la nitroglicerina hasta arriba. Podían derramar este líquido volátil en la ranura y destruir la puerta. Los fabricantes de bóvedas tuvieron que rediseñar estas puertas para que cerraran con un tapón cónico grueso y suave. Este tapón encajaba de forma tan justa que no había espacio para la nitroglicerina.

En los años 20, la mayoría de los bancos evitaron usar cajas de seguridad y en su lugar, prefirieron estas válvulas gigantes y pesadas con paredes y puertas de gran grosor. Éstas estaban pensadas no solo para enfrentar a los ladrones, sino también al daño y desastres naturales. A pesar de las nuevas medidas de seguridad, estas bóvedas aún eran vulnerables a un nuevo invento, el soplete cortador. Quemar oxígeno con gas acetileno a una temperatura de aproximadamente 6,000°F (3,315°C), el soplete podía cortar fácilmente el acero. Estuvo en uso apenas llegado el año de 1907, pero se popularizó con la Primera Guerra Mundial. Los ladrones usaron estos sopletes cortadores en más de 200 robos de bancos solamente en 1924. Los fabricantes aprendieron a intercalar una aleación de cobre en puertas de bóvedas. Si se calentaba, la aleación de cobre se derretía y circulaba. Tan pronto como el ladrón terminaba el calor, el cobre se solidificaba nuevamente, sellando el agujero. Luego de esta mejora en el diseño, bajó la actividad de los ladrones y era menos común para finales de la década de los 20, que para principios.

La tecnología sigue su curso en la carrera contra los ladrones de banco, trayendo nuevos dispositivos tales como sensores de calor, detectores de movimiento y alarmas. Los ladrones han desarrollado herramientas aún más tecnológicas para descubrir cómo irrumpir estos sistemas. A pesar de que el número de robos han disminuido dramáticamente, aún suceden.

Los materiales utilizados en las bóvedas y sus puertas también han cambiado. Las primeras bóvedas tenían puertas de acero, pero como podían ser cortadas con sopletes, intentaron hacerlas de otros materiales. Las puertas gigantes de hierro fundido tenían más resistencia a los sopletes de acetileno que las de acero. El material moderno preferido para las puertas de las bóvedas es, en realidad, el mismo concreto que es usado para crear los paneles de las paredes de la bóveda.

Materia Prima

Las paredes y puertas de la bóveda son mayormente de concreto, barras de acero para refuerzo y aditivos patentados para dar al concreto aún más fuerza.

Diseño

Los fabricantes de bóvedas consultan con el cliente para determinar factores como el tamaño total de la bóveda, forma deseada y ubicación de la puerta. Luego de que el cliente aprueba el diseño, el fabricante configura el equipo para hacer los paneles de la bóveda y su puerta. El cliente generalmente pide que la bóveda sea entregada e instalada. Es decir que, el fabricante no solo hace las partes de la bóveda, sino que también las lleva al sitio de construcción y las arma.

Fabricación

Proceso

El revestimiento

  • 1  El primer paso en el proceso es armar el revestimiento de las paredes. A diferencia de concreto normal utilizado en construcción, el concreto para las bóvedas de banco es tan grueso que no puede ser vertido.

  • 2 A continuación, una red de varillas de acero reforzado, son puestos de forma manual en la mezcla húmeda.

  • 3 Luego, lo moldes son sometidos a vibración por varias horas. La vibración asienta el material y elimina las burbujas de aire.

  • 4 Los bordes son suavizados con una espátula, y el concreto empieza a secar.

  • 5 Los trabajadores desmoldan el producto y lo ponen en paneles sobre un camión para transportarlo al sitio de construcción.

La puerta

  • 6 La puerta de la bóveda también es moldeada con un concreto especial para hacer el revestimiento, pero puede ser hecha de maneras diferentes. El molde de la puerta se diferencia del molde del revestimiento porque hay un agujero para cerrar la puerta que es recubierto con acero inoxidable.

La Cerradura

  • 7 La cerradura de una bóveda de banco moderna es usualmente por combinación doble, significando que se requiere de dos personas para su apertura. Esta cerradura está conectada a un bloqueo cronometrado que puede ser establecido para que la cerradura de combinación no pueda ser abierta hasta que la pre-configuración de los números de las horas haya pasado. Este tipo de cerraduras es fabricado por solo pocas compañías a nivel mundial.

Instalación

  • 8 El revestimiento, paredes y ensamblaje de la cerradura de la bóveda terminados, son trasladados al sitio de construcción. Los fabricantes de la bóveda colocan todos los elementos en su sitio y los arman.

Productos derivados/ Desechos

El proceso de fabricación, en sí, no tiene desechos peculiares, pero deshacerse de bóvedas bancarias viejas puede llegar a ser un problema. Las bóvedas modernas y modulares pueden ser trasladadas si un banco cierra o se reubica. También pueden ser agrandadas si el banco necesita un cambio. Las bóvedas antiguas son difíciles de demoler. Si un banco antiguo necesita ser renovado para otro uso, un contratista especializado debe llevar el caso.

Futuro

En el futuro, la industria manufacturera de bóvedas tendrán que innovar métodos para combatir el robo. Capaz, los criminales encontrarán una herramienta más poderosa y la industria tendrá que renovarse nuevamente. Los fabricantes de bóvedas trabajan conjuntamente con la industria bancaria y las fuerzas policiales  para ir un paso más allá del crimen.

 

Fuentes De Informacion

  1. Steele, Sean P. Heists: Swindles, Stickups, and Robberies that Shocked the World. New York: Metrobooks, 1995.
  2. Tchudi, Stephen. Lock & Key. New York: Charles Scribner's Sons, 1993.
  3. Chiles, James R. "Age-Old Battle to Keep Safes Safe from 'Creepers, Soup Men and Yeggs.'" Smithsonian (July 1984): 35-44.
  4. Merrick, Amy. "Immovable Objects, If They're Bank Vaults, Make Nice Restaurants." Wall Street Journal (5 February 2001): Al.
  5. Angela Woodward